Saltear al contenido principal
+34 (0) 965 530 151 info@turfgrass.net
Instala Un Césped Artificial Tú Mismo Evitando Estos Diez Errores

Instala un césped artificial tú mismo evitando estos diez errores

Instalar un césped artificial no debe ser muy complicado, ¿verdad? Intentando reducir sus costes, muchos amantes del bricolaje aceptan el desafío llenos de confianza. Sin embargo, la mayoría termina por rendirse rápidamente a la evidencia: instalar un césped artificial no es tan fácil como parece. Charcos en la superficie, bordes que se levantan, un patrón de césped en damero… a pesar de todas las horas de duro trabajo. Si a pesar de todo quieres intentarlo, asegúrate de evitar estos diez errores de instalación más frecuentes.

¿Es posible instalar un césped artificial uno mismo?

Sí, puedes instalar un césped artificial tú mismo si tienes tiempo, acceso al equipo adecuado, se te da bien el bricolaje y utilizas los métodos de instalación adecuados. Aunque que pueda parecer sencillo para un profesional experimentado, la instalación de un césped artificial es una tarea delicada. Pueden surgir numerosos problemas diferentes, como te detallamos en la siguiente lista.

Además, si quieres hacerlo tú mismo, ten en cuenta que serás el responsable de la calidad de la instalación. Para que tu inversión sea rentable, es importante hacerlo bien a la primera. Por ello, evita estos diez errores.

1. El tipo de césped artificial incorrecto

Si estás intentando reducir los costes, puedes sentirte tentado a elegir los productos más baratos del mercado. Pero recuerda: obtendrás lo que hayas pagado. Si quieres disfrutar de un césped que parezca recién cortado durante muchos años, debes elegir el tipo de césped artificial que mejor se adapte a tus necesidades, tu estilo de vida y la ubicación donde lo vas a instalar.

Con una amplia variedad de alturas de pelo, materiales y colores disponibles, no es una tarea sencilla. Tendrás que realizar una búsqueda concienzuda, pero al final valdrá la pena.

2. El equipo inadecuado

Si te gusta el bricolaje, seguro que tendrás una buena colección de herramientas en tu garaje. Sin embargo, una pala, un rastrillo y un cúter no te servirán de mucho para instalar tu césped sintético.

Necesitarás algunas herramientas y materiales específicos para obtener el acabado adecuado, pero las herramientas que utilices para preparar la superficie son, con diferencia, las más importantes. Incluso el césped artificial de la mejor calidad no podrá compensar una instalación deficiente por haber usado las herramientas inadecuadas.

Para esta tarea, los profesionales utilizan un equipo especializado, como cortatepes o motosierra de poda y compactadores de placa. Puedes alquilar estas herramientas en una ferretería local o comprarlas directamente, aunque, ¿realmente vas a volver a necesitar un cortatepes alguna vez?

3. Preparación de la superficie inadecuada

No cometas el error de escatimar en la preparación. Asegúrate de preparar correctamente el suelo retirando la capa superior del césped y nivelando el terreno a continuación. Elimina las raíces de los árboles, las piedras y demás suciedad, ya que constituirán obstáculos evidentes en un césped liso.

Aplana los baches y rellena los agujeros para evitar los desniveles en el césped, e intenta que la superficie esté lo más impecable o llana posible para conseguir el mejor resultado.

4. Un drenaje deficiente

La planificación del drenaje adecuado es imprescindible antes de empezar la instalación. Si tu césped artificial no drena bien, podrías terminar con charcos en la superficie. El agua estancada provoca la aparición de moho y malas hierbas y que, con el tiempo, aparezcan pliegues en el césped artificial.

Para evitar todo esto, comprueba la composición de la tierra para decidir qué sistema de drenaje necesitas si estás trabajando con una superficie orgánica. Si vas a colocar el césped artificial en tu terraza o balcón, debes prever las pendientes y desviaciones hacia los drenajes para que la lluvia y otros líquidos (como la orina de tu perro) tengan dónde ir.

5. Aparición de musgo y malas hierbas

Una de las muchas ventajas del césped artificial es que nunca tendrás que volver a arrancar las malas hierbas de tu césped. Sin embargo, si olvidas instalar una barrera fiable contra las malas hierbas en la parte superior del suelo, hay muchas probabilidades de que aparezcan musgo y malas hierbas en tu césped artificial.

En ese caso, tendrás que volver a pulverizar un herbicida o pasar horas arrancando las hierbas indeseadas… en un césped artificial.

6. Acabado por partes

Uno de los principales errores que puedes cometer al instalar un césped artificial es unir las piezas sin tener en cuenta la dirección del pelo. Asegúrate bien de que el pelo esté siempre orientado a la misma dirección antes de fijar el césped, ¡en cada ocasión!

Si dos trozos de césped están colocados en direcciones opuestas, tu césped no solo parecerá raro y mal instalado, sino que corregir este problema será difícil y caro.

7. Comprar en lotes

Intenta siempre pedir todo el césped artificial a la vez. Incluso si pertenecen exactamente a la misma gama de productos, los rollos que compras hoy pueden ser ligeramente diferentes a los que compres el próximo mes.

Para lograr un resultado óptimo, toma las medidas exactas del césped, compra todo el césped artificial a la vez y comprueba los números de lote en el momento de la entrega, por seguridad.

8. No fijar el césped con firmeza

Fija bien los bordes de tu nuevo césped para que no se deshilachen ni se replieguen. Aunque parezca algo obvio, es un error que comete un número sorprendente de personas.

Los bordes replegados permiten que piedras, hojas e incluso juguetes perdidos se cuelen bajo el césped, lo que podría perforar o desgarrar tu césped artificial. Incluso podría ser peligroso, ya que la gente podría tropezar con los bordes mal fijados y hacerse daño.

9. No dejar que el césped se aclimate

Cuando te lleguen los rollos de césped artificial que acabas de comprar, no te lances de inmediato a instalarlo. El césped será difícil de plegar y tendrá una forma extraña cuando lo desenrolles por primera vez. Déjelo plano durante al menos unas horas.

Este «proceso de aclimatación» hace que sea más fácil trabajar con el césped artificial y permite eliminar los baches y pliegues de forma natural.

10. Insistir en hacerlo tú mismo

Si esta lista de errores frecuentes nos ha enseñado algo, es que instalar un césped artificial uno mismo no es un camino de rosas. Hay muchas cosas que pueden salir mal. Si encuentras dificultades, es importante que pares lo antes posible.

Deja de lado tu orgullo y pide ayuda a un profesional. De esta forma te ahorrarás mucho estrés y trabajo, y siempre obtendrás unos resultados perfectos.

¿Por qué acudir a un profesional para instalar un césped artificial?

Si un profesional instala tu césped artificial, podrás estar seguro de que tu inversión valdrá la pena. Con nuestros instaladores certificados Turfgrass, conseguirás el césped que siempre has soñado.

Podrás disfrutar de las siguientes ventajas:

  • Asesoramiento profesional sobre los mejores materiales y métodos de aplicación para tu proyecto.
  • Un césped artificial Turfgrass de alta calidad que dura años y casi no necesita mantenimiento.
  • Una instalación realizada por especialistas de Turfgrass experimentados, que conocen perfectamente los productos.
  • Una garantía fiable sobre el césped artificial Turfgrass.
  • Asesoramiento adicional en todo momento, incluso después de la instalación.

¿Te gustaría un césped artificial perfecto sin los inconvenientes de su instalación? Encuentra a un instalador certificado Turfgrass cerca de ti

Volver arriba
×Close search
Buscar